Tamaño original Tamaño original

ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Tu privacidad es importante para nosotros y por eso hemos tomado medidas para evitar que sea comprometida y solo usamos Cookies de empresas partner que ofrecen garantías y son seguras. Si continuas navegando por este sitio estarás aceptándolo así y nosotros nos comprometemos a no usar absolutamente ningún código o proceso que pueda afectar esa confianza depositada en nosotros Leer más

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión



Resumen de Noticias

Era orientadora en un colegio y fue agredida con un martillo por un alumno que pretendía matar a otro en demencial complot
Mujer herida en ataque en un colegio denuncia impunidad y abandono estatal
Un año después la única víctima se encuentra sin trabajo, padeciendo las secuelas de sus lesiones y en el olvido mientras el agresor quedó sin castigo

“Nadie se hizo perverso súbitamente”.

Décimo Junio Juvenal (60 - 128) poeta romano, activo a finales del siglo I y comienzos del siglo II, autor de dieciséis sátiras.


Bogotá D.C., julio 9 de 2019. Sala de Redacción de ACCIÓN 13 Noticias. La psicóloga Susana Manotas Rojas, fue atacada con un martillo por uno de los alumnos de un colegio oficial de Neiva, en 2018, luego de lo cual no solo debe sufrir las secuelas físicas y psicológicas de la brutal agresión, sino que además fue cesada en sus funciones encontrándose sin trabajo, sino que debe vivir sabiendo que el adolescente que la atacó se encuentra en la impunidad junto a sus cómplices.

La psicóloga Susana Manotas Rojas de 40 años, fue atacada con un martillo por uno de los alumnos de un colegio oficial de Neiva, en 2018, luego de lo cual no solo debe sufrir las secuelas físicas y psicológicas de la brutal agresión sino que además fue cesada en sus funciones encontrándose sin trabajo, sino que debe vivir sabiendo que el adolescente que la atacó se encuentra en la impunidad junto a sus cómplices

Todo ocurrió en la ciudad de Neiva, en el departamento del Huila, a 5 h 15 min (314,8 km) de Bogotá, la capital de Colombia, poco antes de las 7:00 A.M., del miércoles 30 de mayo de 2018, en las instalaciones de la Institución Educativa Oliverio Lara Borrero de la comuna 6, ubicado en la Calle 16 Sur # 21 A – 17.

Según le contó Susana Manotas Rojas de 40 años, al diario local La Nación, ese día inolvidable por el drama que le tocó vivir, se encontraba en su oficina de orientadora escolar provisional, cargo que desempeñó durante 4 años y tres meses acompañada del Coordinador de Disciplina del colegio, pero ese miércoles sería muy diferente a todos los otros días de su vida y lo recuerda cada vez que siente los malestares físicos y psicológicos que lo ocurrido le ocasionó.

La psicóloga Susana Manotas Rojas, relató como en un instante, cerca de las 7:10 A.M., un fuerte estallido interrumpió el inició de la jornada académica, convirtiendo todo en un caos donde niños y niñas corrían y gritaban.

Al parecer la explosión había ocurrido dentro de un salón, y mientras Susana digería lentamente lo ocurrido, un profesor llegó hasta ella con un niño de 13 años a quien había atrapado como presunto autor del ataque.

Le interesa leer: La peor en la historia de Estados Unidos…Horror por masacre de niños en escuela de Connecticut identifican al autor

Por los noticiarios los colombianos se han acostumbrado a escuchar sobre los ataques perpetrados en colegios de los Estados Unidos, donde tiroteos como el ocurrido en 2012 en la escuela primaria Sandy Hook Elementary, en New Town, Connecticut, deja luctuosos saldos de muertos y heridos, pero nadie creería que en esta esquina de Suramérica pueda ocurrir algo similar.

Colombia es un país torturado por el odio, las desigualdades y las injusticias desde hace varios siglos, siendo algo tan familiar que cuando se le planteó a la ciudadanía si votaban si o no a la paz con la guerrilla de las FARC, para poner fin a una sangrienta guerra de más de 50 años, los votantes escogieron la opción NO, y luego eligieron un gobierno ultraderechista que prometió entre líneas poner fin a los acuerdos de paz.

Pero los colombianos no están acostumbrados a masacres o atentados que no tengan finalidades políticas, económicas o mafiosas. Masacres como la del restaurante Pozzeto, acaecida en 1986, son cosas muy inusuales, pese a que en las ciudades y campos del país deambulan centenares de personas aquejadas de trastornos mentales derivados de tanta violencia histórica vivida en el país.



Pero por remota que pareciera la posibilidad de un ataque dentro de un colegio en Neiva, lo que estaba ocurriendo esa mañana de mayo de 2018 era el inició de un asombroso y frio plan criminal para matar a uno de los alumnos.

Por ahora, ante una sorprendida orientadora, el niño de trece años alumno de noveno grado, sorprendido tras la explosión de una bomba casera dentro de un salón reconoció con total frialdad haber lanzado el artefacto con el propósito de herir a sus compañeros. Es más, el niño admitió traer dos explosivos más en su mochila y sin vacilaciones la abrió para mostrar que lo que decía era verdad. Brevemente Susana vio adentro de la mochila una botella de vidrio, una pañoleta, alcohol y un martillo.

Pero ahí no pararían las asombrosas revelaciones del niño, por cuanto este declaró sin empacho que su objetivo era quemar el colegio lanzando las bombas en la parte trasera de la institución.

Le interesa leer: De la masacre del Pozzeto o del monstruo que vino a cenar

Para Susana Manotas Rojas, lo ocurrido era tan grave que debían activarse los protocolos diseñados para atender situaciones de peligro de los niños por lo que se debía llamar a la Policía de Infancia y Adolescencia y a los padres del menor para ponerlos al tanto de lo ocurrido. Mientras Susana trataba de tranquilizar al pequeño infractor ignoraba que todo era parte de un plan mucho más tenebroso, frio, calculado y propio de sociópatas.

Susana hizo entrar al niño a su oficina, lo sentó frente al computador y procedió a llamar a la madre del niño, quien le dijo que ya venía para la institución porque había descubierto algo inquietante dentro de las cosas de su hijo. Susana optó por no contarle lo que había ocurrido, sino que aguardaría a que ella llegara al colegio.

Susana le contó a La Nación lo que en los siguientes minutos ocurrió: “Ya en la oficina senté al niño al frente del mueble del computador y yo me senté en la puerta con el maletín. El coordinador salió porque afuera los estudiantes seguían con la conmoción”.

Sin embargo, el verdadero horror estaba por empezar; “No pasó ni un minuto cuando entraron corriendo tres niñas cargando otra en brazos y la desplomaron en la puerta de mi oficina, gritaron profe, profe, se desmayó. En el colegio no hay enfermería, así que los docentes mandan a los enfermos al psicólogo, al orientador escolar”, recuerda Susana y agrega: “Yo me levanto, suelto el maletín y me arrodillo a tomarle signos vitales a la niña y a preguntarle qué tenía”.

Lo que siguió tiñó de rojo sangre la mañana: “En ese momento siento el primer golpe en mi cabeza como un boom, un sonido que me aturde y un corrientazo, sentí también mareo, pero no sabía lo que pasaba, yo estaba de espaldas hacia él [el niño de 13 años] y seguía inclinada. Sentí el segundo golpe y de nuevo el mareo, cuando ya me da el tercer golpe un poco más abajo es cuando yo siento que me voy a desplomar y me mando las manos a la cabeza, siento el frío de la sangre bajándome. Me giro y veo que él ya viene a darme de nuevo y me protejo con los brazos, doy un paso hacia atrás, pero él alcanza a empujarme y caigo al suelo golpeándome la cabeza”.

En efecto, el niño había tomado el martillo de su mochila aprovechando el descuido de Susana, y mientras esta se encontraba agachada, de espaldas e indefensa la había atacado propinándole fuertes golpes en la cabeza con la clara intención de matarla.

Antes de poder imaginarlo, esa mañana de miércoles, en la seguridad de su oficina, dentro de un colegio, rodeada de niños, niñas y profesores, Susana se encontraba peleando por su vida con un pequeño niño armado de un martillo ensangrentado: “Yo estaba aturdida y perdiendo mucha sangre, y veo que el estudiante se viene otra vez a rematarme en el piso. Hasta ese momento nadie había reaccionado. Yo alcanzo a empujarlo con una pierna, pero él insiste y cuando ya me sentí sin fuerzas para evitarlo o para gritar, entró el coordinador y alguien agarró al niño mientras que otras personas decían la mató, la mató”, recuerda Susana y finaliza indicando que “Yo duré como 10 minutos tirada en el suelo, nadie me tocaba, yo no me movía. En un momento tomé aire y dije no me dejen aquí tirada, llévenme por favor a Emcosalud”.

Con una lesión craneoencefálica y tres profundos cortes en la piel de su cabeza, bañada en su propia sangre y sintiendo que el mundo giraba sin parar, Susana recuerda que “Él [su agresor] me miraba fijamente, no me quitó la mirada en ningún momento. Luego entre un profesor que es médico y algunos estudiantes me montaron en una camilla de la institución, me metieron en el baúl de la camioneta del compañero y me llevaron a urgencias”.

Ya en la sede de Emcosalud, Susana es abordada por agentes de Policía de la Sijín, quienes poco a poco le revelan más detalles de esta historia de horror que podría ser inspiración para uno de los filmes violentos de Quentin Tarantino.

La policía le contó a Susana que en la casa del niño habían encontrado una carta escrita por él donde contaba con lujo de detalles y con total frialdad cuales eran sus planes. El niño quería inmolarse ese día. “El ataque no era hacia mí, sino hacia otro estudiante”, cuenta Susana y agrega que “El plan era lanzar una bomba molotov en el salón para distraer y que Policía, bomberos, que era lo que decía el escrito, llegara allá y él poder sacar ese compañero y llevárselo al patio y matarlo con el martillo. Como eso no sucedió y yo le di la espalda, me atacó a mí, hubiese sido a cualquiera. Eso fue lo que me dijo al Sijin en ese momento”.

Pero había más aún. El niño no había actuado solo, sino que contaba con la complicidad de unas niñas, compañeras del colegio, quienes habían protagonizado desmayos falsos para distraer la atención de los profesores durante una semana y media antes del suceso. Habían ocurrido entre 3 y 4 desmayos diarios de chicos que eran los mismos, al parecer con el propósito de distraer, cuenta Susana.

En Redes Sociales, el niño había publicado una foto donde se le veía besando el martillo y, además, dice Susana, la policía le había contado que el grupo de niños había actuado así buscando ver sangre, inspirados por una serie de retos publicados en Internet y por una serie de Netflix.

Pero la historia no termina allí por cuanto, aunque la policía le dijo ese día a Susana que el niño sería judicializado por el delito de Tentativa de Homicidio, y otros cinco cargos más, al final el niño fue liberado dos días después y en cuanto a las niñas que lo ayudaron, fueron trasladadas a otro colegio.

Así, en forma asombrosa, los agresores se encuentran en la impunidad por ser menores de edad, mientras que ella fue desvinculada de su trabajo, desempleada y afronta trastornos de ansiedad y estrés postraumático. “Yo no puedo dormir con la luz apagada porque me provoca ansiedad, no puedo escuchar ruidos muy fuertes”, dice la psicóloga. Además, el área donde recibió los martillazos le quedó especialmente sensible, no puede tocársela porque le duele.

Hoy, Susana, desprotegida, abandonada por el Estado, maltratada y revictimizada por la Secretaria de Educación de Neiva, su antigua empleadora, trata de subsistir dictando talleres pedagógicos, y concluye su conmovedor relato señalando como “Yo todos los días tengo que batallar con la mirada de ese muchacho, una mirada de matar. La gente cree que cuando uno es psicólogo puede solucionar las cosas más fáciles, pero es lento ese proceso. Ya por lo menos salgo un poco a la calle, antes no lo hacía, queda uno con una fobia al tumulto, a confiar en la gente. Me siento desamparada, no he tenido apoyo de ninguna índole por parte de las entidades, ni siquiera de la Adih y su entonces presidente José Luis Castellanos. Alcancé a ir solo a dos citas con psiquiatría por el tema del trastorno postraumático y ansiedad, no tengo redes sociales, las desactivé a los dos días de sufrir el ataque”.

“Hacia él siento tristeza que alguien tan joven tuviera ese desajuste y me preocupa un poco que el hecho lo hayan querido tratar solo con pañitos y no haya pasado nada. Quisiera que pagara por lo que hizo, él no debe estar en la calle como si nada sino en un centro de reclusión recibiendo la ayuda que necesita, debe entender que toda acción tiene una consecuencia y debe responder por sus acciones. No me mató físicamente, pero me quitó muchas cosas”, puntualiza.

Tras lo ocurrido a Susana, el Secretario de Educación de Neiva, Alfredo Vargas Ortiz dijo que el niño, una vez le fueran restablecidos los derechos afrontaría las consecuencias de sus actos y anunció que se iniciaría la instalación de un circuito de vigilancia dentro de los planteles ubicados en zonas críticas de la capital huilense, para evitar que hechos violentos contra docentes se sigan presentando, y recordó que dos semanas atrás una profesora fue atacada cuando llegaba a un colegio de la Comuna Nueve de Neiva.

Nada más en la ciudad de Bogotá, en el año 2018 se registraron más de 5.384 casos de delitos en los que participaron menores de edad, además se produjeron 2.809 aprehensiones.

Con información de: http://www.ntv.com.co/?p=3815, https://www.rcnradio.com/c, http://m.lanacion.com.co, https://www.viveelmeta.com/, http://www.pitalitonoticias.com/, http://www.vivehuila.co/, https://www.conexioncolombia.com/escuelas/3116/oliverio-lara-borrero/, http://www.oliveriolaraborrero.edu.co/, http://portal.tolihuila.com/directorio-emcosalud-huila/, https://www.fiscalia.gov.co/colombia/tag/unidad-de-responsabilidad-penal-para-adolescentes/, https://es.wikipedia.org/, https://www.rcnradio.com/, .

Enlaces y temas relacionados con el Meta Tag “Violencia estudiantil, Menores infractores” sugeridos por el editor:

Tamaño original

Después de comprar armas y viajar a Colorado, apareció muerta de un disparo autoinfligido…Sol Pais, la admiradora del tiroteo en Columbine que puso nerviosa al FBI

Tamaño original

Intento de suicidio de nena en La Plata desata polémica sobre serie de Netflix

Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:






Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.


Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.

Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.

Palabras clave: новости, News, Noticias
Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com

Nos sorprendemos contigo, Nos alegramos contigo, Nos preocupamos contigo, Nos entristecemos contigo, Nos enojamos por las mismas cosas que tú, Protestamos, denunciamos, cantamos, reímos o somos curiosos igual que tú, ACCIÓN 13 Noticias…estamos ahí contigo Las noticias contadas desde otro punto de vista