Tamaño original Tamaño original

ACCIÓN 13 Noticias al Minuto...

Tu privacidad es importante para nosotros y por eso hemos tomado medidas para evitar que sea comprometida y solo usamos Cookies de empresas partner que ofrecen garantías y son seguras. Si continúas navegando por este sitio estarás aceptándolo así y nosotros nos comprometemos a no usar absolutamente ningún código o proceso que pueda afectar esa confianza depositada en nosotros Leer más

Servicio Independiente de Noticias para Colombia y el mundo
Desde 1996, Defendiendo la libertad de expresión



Resumen de Noticias

Los grandes capitales amenazados por el coronavirus presionan la reactivación del aparato productivo mundial
El mundo se desliza a una confrontación entre salvar la economía Vs salvar vidas
Médicos sostienen que por ahora solo el aislamiento en casa permite minimizar el número de muertes

El problema no es el aislamiento, el problema es el virus que origina el aislamiento…si no entendemos eso, seremos parte del problema y no de la solución. Quédate en casa… (Haga Click aquí para más información)

Bogotá D.C., abril 5 de 2020. Sala de Redacción de ACCIÓN 13 Noticias. En medio de la pandemia, y tras varias semanas de parálisis de las economías mundiales, los grandes empresarios empiezan a ver con terror como el mundo se desliza lenta e inexorablemente hacia una recesión de características históricas, y comienzan a presionar a los gobiernos para que relajen las medidas de aislamiento y hagan regresar a la ciudadanía a las calles, para reactivar el aparato productivo, el resultado puede ser una carnicería donde el número de muertes por causa del Covid-19 llegue a cifras dantescas que terminen por enterrar la economía, arrastren en su caída gobiernos, fuerce a estallidos sociales de dimensiones no vistas desde 1918, y aumente el dolor y las perdidas entre los ciudadanos.

El mundo se desliza a una confrontación entre salvar la economía Vs salvar vidas

La actual crisis mundial desatada en torno al nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de Covid-19 tiene connotaciones históricas jamás antes vividas por la especia humana, esto, si bien esta no es la primera, ni tal vez la última pandemia que hemos padecido.

La peste negra, la viruela, la gripe española fueron causantes del pánico, el dolor, la muerte y la pobreza en el mundo en épocas pretéritas, pero nada se compara con el Covid-19, así algunos quieran minimizar ese hecho y traten de señalar con ligereza que esta nueva pandemia no es tan grave como se pretende mostrar por la OMS y el cuerpo científico – medico mundial.

¿En que radica la diferencia?, ¿Qué hace tan peligroso el Covid-19 por sobre otras pandemias como la peste o la gripe española?

Le interesa leer: Tips que despejan dudas sobre el SARS-CoV-2 y el Covid-19

La respuesta es justamente el alto grado de desarrollo alcanzado por nuestra civilización de estas alturas del siglo XXI y que significa nuestro poderío y nuestro talón de Aquiles.

Nunca antes la humanidad estuvo tan globalizada ni tan interconectada como en este 2020, por ello, cuando se desataron las pandemias del pasado el numero de muertos era escandaloso pero la propagación no era tan extensa o era más lenta.

Un intenso tráfico aéreo y marítimo, la velocidad de nuestros medios de trasporte, la alta densidad poblacional, un mundo convertido en poco más que una canica que cabe en el puño de la mano pasó de convertirse en el motor de una intrincada y billonaria economía, en el medio de trasmisión del virus causante del Covid-19.

Así logramos pasar de unos pocos casos en diciembre 31 de 2019 cuando China advirtió al mundo de la detección del virus, a alucinantes cifras que nos hablan de 1 051 635 casos confirmados y 56 985 decesos en 207 países o regiones en este abril 5 de 2020. Esto significa que en 96 días el virus se esparció por todo el mundo y que 10.954,53 personas se enfermaron por día, a razón de 456,43 personas contagiadas por hora, algo imposible hace 100 años o hace 500 años, cuando el mundo se movía a la velocidad de un caballo y las regiones eran mayormente rurales y aisladas.

Había seres humanos que podían vivir toda la vida sin salir de un pequeño pueblo y sin ver nunca a un extranjero y a veces casi a ninguna persona proveniente de una gran ciudad. Hoy eso ha cambiado tanto que si ustedes se detienen un poco y piensan cuantos extranjeros no conocieron hasta hoy, con cuantos se cruzaron en el supermercado o en la fila del banco, y cuantas veces ha viajado usted a otras ciudades o países o continentes, podremos dimensionar un poco lo pequeñas que se han vuelto las distancias.

Y el problema es que somos los seres humanos, los 7 mil millones de seres humanos que atiborramos el mundo, que bullimos, que corremos como hormigas, los que trasportamos con nosotros el SARS-CoV-2, y se lo pasamos a las personas con las que interactuamos.

Ese es el motivo por el cual esta pandemia es más temible, más peligrosa y más grave que la suma de todas las que hayamos conocido como especie en el pasado. Solo para hacernos a una idea, desde que Rodrigo de Triana, a bordo de La Pinta, gritó “¡Tierra a la vista!” frente a la costa de Cuba, los indígenas americanos vieron diezmada su población debido a las guerras y la esclavitud, pero principalmente debido a las enfermedades procedentes de Europa como la viruela y las ETS para las cuales no poseían anticuerpos.

Igual ocurrió con la llegada de los europeos a Oceanía y las Islas del Pacifico, donde la llegada de los extranjeros a un hábitat que permaneció aislado por siglos significó la entrada en contacto con microorganismos que el sistema inmune de los nativos no conocía y por ende los mataron con gran rapidez.

Eso es lo que ocurre con la Tierra, convertida en una pequeña Isla con 7 mil millones de habitantes y el Covid-19. Y el riesgo es el mismo: Una enorme pérdida de vidas humanas lo cual puede acrecentarse con la velocidad con que colapsen los sistemas de salud.



Conscientes de lo que mencionábamos arriba, los expertos médicos más importantes del mundo coincidieron en recomendarle a los gobiernos del mundo el adoptar medidas de contención del virus, todo esto a partir de las experiencias de las autoridades en China, primer país en enfrentar al Covid-19.

Dentro de esas recomendaciones la primera y más importante ha sido el aislamiento social lo cual se logra confinando a millones de personas en largos y cada vez más duros confinamientos en casa. La razón de ser es que los sistemas de salud de los países están diseñados para atender un número de urgencias derivados de infartos, apendicitis, heridas en accidentes, riñas, casos de inseguridad, etc., todos estas situaciones concentradas en un número de casos que diariamente pueden ser atendidos por el personal sanitario y la infraestructura hospitalaria diseñada para el efecto.

Pero, si a esos casos “normales” que deben ser atendidos en los hospitales, sumamos una avalancha simultanea de miles de casos de infectados por el nuevo coronavirus, todos los sistemas de salud empiezan a colapsar y si a eso sumamos que el personal médico empieza a diezmarse al contagiarse con la misma enfermedad, el resultado es un número cada vez más incontrolado de muertes.

Eso lo hemos visto en Italia y España, y ahora se empieza a ver en los Estados Unidos y Ecuador.

Por eso la finalidad de los aislamientos obligatorios de millones de personas al tiempo es impedir los contagios masivos y lograr que las cifras se reduzcan para permitir al sistema de salud absorber el número de casos sin derrumbarse, con lo cual se salvan más vidas. No quiere decir que no continúen enfermando y muriendo gente por el Covid-19, sino que el número es menor y así se mantendrá hasta que se descubra la anhelada vacuna.

Ahora bien, lo que a nivel médico parece funcionar hasta hoy, no resulta benéfico para la salud de la economía mundial la cual depende de la producción y el consumo para subsistir. Los confinamientos, mientras más largos y prolongados sean, resultan en un desmoronamiento de la economía, al detener en forma abrupta tanto la producción como el consumo. Excepto el sector de la alimentación y los insumos médicos, prácticamente todo lo demás se detuvo.

¿Quién piensa en cambiar de automóvil, comprar el pasaje de un crucero, viajar de negocios, hospedarse en un hotel, comprar ropa o zapatos, en medio de la pandemia de Covid-19?

Compañías aéreas y de trasporte, turismo y alojamiento, joyas y vestuario, solo para mencionar unos pocos renglones de la economía, están, si no quebrados, al borde de la quiebra y probablemente muchas grandes empresas no sobrevivan al día post pandemia. La recesión que nos aguarda es tan enorme, el colapso económico es tan grande, que muchos han coincidido en señalar que las consecuencias pueden causar muchos más muertos que el virus anticipando un futuro de tierra arrasada en materia de capitales.

Esto ha hecho que los gobiernos se dividan en dos grandes grupos frente a la manera de actuar ante la pandemia y la crisis económica.

Le interesa leer: Sigue avanzando el nuevo coronavirus en Suramérica y la OMS desmiente los mitos más extendidos

Los gobiernos preocupados por contener el avance de la pandemia: Son aquellos que siguen las recomendaciones de la OMS y de los expertos en salud pública. Estos gobiernos empiezan por imponer pequeñas cuarentenas de algunas semanas mientras se fortalece la capacidad hospitalaria.

A medida que aumentan los casos, se aumentan las restricciones llegando a imponer aislamientos cada vez más prolongados y drásticos.

Países como Italia o España han aprendido en medio del avance de la enfermedad, que son necesarios más y más drásticos confinamientos.

La idea es salvar vidas así la economía se destroce y el mundo que nos aguarde al levantarse la cuarentena, resulte más parecido al que rodeaba a Mel Gibson en Mad Max.

Los gobiernos preocupados por contener el desplome de la economía: Los que consideran que es su responsabilidad mantener el sistema económico en pleno funcionamiento. La teoría es que, si no se toman medidas para contener la pandemia, o estas son flexibles, aunque habrá un número de muertes estas son daños colaterales soportables como los que sufren los países en una guerra.

Estos gobiernos confían en que la población se inmunice en forma natural a medida que se exponen al virus, y que solo los más débiles morirán. Ellos creen que, si la economía se desploma, el Estado no podrá financiar el sistema de salud y este terminará por colapsar con lo cual morirá mucha más gente.

Además, habrán revueltas de gente hambrienta que deberán ser reprimidas con un alto costo en vidas. Definitivamente el mundo de Mad Max, no es el ideal y para evitarlo y conservar el modo de vida anterior a la pandemia, es un fin que justifica los medios.

Personajes como Trump o Bolsonaro, lo ven todo como un esfuerzo de guerra y hasta consideran que Dios está de su parte, por más ridículo que eso parezca. Los resultados de esa política “patriótica” para afrontar el virus se reflejan en los 241.703 casos confirmados de contagios y 4.793 muertes que el Covid-19 ha producido en los Estados Unidos.

Las conclusiones: La contención de la pandemia basada en las restricciones y los confinamientos deben ser tomada con anticipación y prolongada por el tiempo suficiente para lograr el objetivo: Evitar que el sistema de salud colapse y los muertos queden tirados en las calles como ocurre en Ecuador. El problema es que el éxito de las medidas depende en gran medida de la responsabilidad social para cumplir con las restricciones.

Italia con sus 115,242 casos de contagio confirmados y 13,917 muertes, o España con 110.238 casos y 10.003 muertes demuestran como la indisciplina social y las medidas tardías pueden arrojar a las simas de la locura las cifras de la pandemia.

Pero, de otro lado, la visión “patriótica” del manejo de la pandemia, también nos pone ante trágicas cifras como las registradas en los Estados Unidos, la diferencia es que, en los casos de Italia y España, las cifras tenderán a disminuir gracias a las medidas tomadas, en cambio en los Estados Unidos, las cifras aumentaran aún más antes que los aislamientos que ya se están implementando, surtan efecto.

En últimas, para ambos modelos de intervención frente a la pandemia, el resultado será el mismo: La economía se desplomará y el mundo de Mad Max llegará más tarde o más temprano. Si se protege la economía, morirán más personas y al aumentar el número de muertos los mercados entrarán en pánico, los estallidos sociales se producirán y, finalmente la economía se destrozará.

Si se toman todas las medidas de aislamiento para frenar al virus, la economía se destrozará, pero al tener una población más sana física y mentalmente, será más posible y menos demorado recuperar la economía. Los estallidos sociales se producirán, pero será más fácil mostrar resultados en términos de bienestar humano.

Con eso en mente es que se debe recibir el anuncio del presidente Iván Duque en Colombia. Duque, de clara militancia ultraderechista, tomó un camino diferente a los otros mandatarios de su misma ideología y, mientras Bolsonaro en Brasil, se reía del virus y del número de muertos que produzca, Duque se apresuró, (más que otros) en imponer una cuarentena, pero, ahora, al cabo de las semanas y ante el resentimiento de la economía, parecería a punto de cambiar de opinión.

Su anunció de que en los próximos días tomaría la decisión de levantar las restricciones y optar por un “aislamiento inteligente” en el que todo descansaría en una ciudadanía que, en medio de la cuarentena, con 1.406 casos de contagio confirmados y 32 muertes, decidió salir a las calles burlando el confinamiento en forma desafiante y, contrariando las prohibiciones, decidió además viajar al campo y refugiarse en fincas y condominios llevando consigo el virus a la población rural.

Si Duque opta por ceder a las presiones de los grandes empresarios y se pasa al lado de los que privilegian la economía sobre la vida humana, tendríamos en Colombia un desastre del tamaño del que le está explotando en la cara a Trump, o del que tiene a las Redes Sociales especulando sobre un inminente Coup d'État, un golpe de estado en Brasil.

Tal vez todo lo que está en juego ha sido descrito por el capitán de la Marina estadounidense Brett Crozier quien al advertir de posibles casos de contagio a bordo del portaviones USS Theodore Roosevelt, bajo su mando dijo "No estamos en guerra. Los marinos no tienen que morir. Si no actuamos ahora, no estamos cuidando adecuadamente nuestro activo más confiable: nuestros marinos".

En respuesta a los requerimientos del oficial, el gobierno de Donald Trump removió del cargo a Crozier.

La pregunta que vuelve al caso colombiano es: ¿Está Duque listo para aguantar el costo político que le traerá preferir el dinero de los empresarios que financiaron su campaña presidencial, sobre la vida de sus ciudadanos, muchos de ellos los votantes que lo llevaron al poder?

Y hay otra pregunta: ¿No habrá llegado el tiempo de pensar en cambiar aquellos gobiernos que condenan a sus ciudadanos al dolor y a la muerte “For a few dollars more”, por un puñado de dólares?

y… ¿los ciudadanos que piensan al respecto?, ¿prefieren dinero a vida?, ¿consideran que es preferible su comodidad momentánea a su salud y la de los demás?

Tal vez, como ocurre con casi todo en esta época, la época del virus, no tengamos las respuestas ahora, pero estas irán llegando con el paso de los días.

Comentarios vía Facebook:

Socorro H.: ”El reto mundial, es encontrar un punto medio entre las dos actuales fuerzas : salvar vidas o salvar la economía. Me hecho una pregunta: quien responderá ante el mundo por la pérdida de vidas y el descalabro económico. No podemos dejarle la culpa de la pandemia, al murciélago”.



Arriba se podrá escuchar los tips del Dr. Cristian Santofimio sobre cómo afrontar la Cuarentena Total. Favor hacer click en el video para escucharlo.

Con información de: http://www.salute.gov.it/portale/nuovocoronavirus/dettaglioContenutiNuovoCoronavirus.jsp?lingua=italiano&id=5338&area=nuovoCoronavirus&menu=vuoto,%20https://www.elmundo.es/,%20http://www.salute.gov.it/nuovocoronavirus, https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/situation-reports, https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/situation-reports/20200404-sitrep-75-covid-19.pdf?sfvrsn=99251b2b_2, https://www.bluradio.com/, https://www.semana.com/, https://id.presidencia.gov.co/, https://www.infobae.com/, https://es.wikipedia.org/, https://www.bbc.com/, https://cnnespanol.cnn.com/, https://www.elespectador.com/, https://qz.com/, https://hipertextual.com/, https://www.agenciasinc.es/, https://empendium.com/.

Enlaces y temas relacionados con el Meta Tag “Pandemia, Brote, Epidemia, Covid-19” sugeridos por el editor:

Tamaño original

Italia il paese che ha disconnesso o le cronache impossibili del coronavirus (Italia el país que se desconectó o las crónicas imposibles del coronavirus)

Tamaño original

Entre Alertas Ambientales y tensiones políticas, Colombia recibe al Coronavirus

Si desea consultar algún artículo o tema publicado con anterioridad en ACCIÓN 13 Noticias puede buscarlo directamente con la tecnología de Google:






Si usted encuentra un error en este artículo o cualquier otro contenido publicado, por favor háganoslo saber al correo accion13ong@gmail.com, igualmente, si usted vive en una ciudad donde se está desarrollando la noticia, por favor envíenos sus comentarios al respecto. Usted también es un reportero y puede escribir la historia.


Licencia Creative Commons
Esta obra de ACCIÓN 13 Noticias está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Basada en una obra de ACCIÓN 13 Noticias.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse haciendo click en este link.

Aviso Legal: Todas las fotos contenidas en este sitio pertenecen a sus autores, excepto cuando se indique lo contrario. Se utilizan con el único propósito de ser una ayuda visual para transmitir o reforzar el contenido de la nota al lector y con fines informativos o culturales. Ninguna de las imágenes están destinadas a fines comerciales o de lucro, y las que resultaren propiedad de ACCIÓN 13 Noticias, se publican bajo la figura de Creative Commons, pudiendo ser distribuidas en forma totalmente gratuita y libre pero indicando su fuente. Si tiene alguna objeción o reclamo por la publicación de una imagen, por favor avísenos a accion13ong@gmail.com y esta será eliminada. Los editoriales y blogs publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la forma de pensar de ACCIÓN 13 Noticias o de la Fundación ACCIÓN 13. La publicidad contenida en este sitio sirve para financiar la misma página por cuanto ACCIÓN 13 Noticias, es propiedad de la Fundación para el Desarrollo Comunitario ACCIÓN 13, una entidad Sin Ánimo de Lucro, y en cumplimiento de la Constitución y las leyes de Colombia, así como de sus propios estatutos, no puede repartir “ganancias” o “excedentes” si los hubiere dado que estos deben ser reinvertidos en la propia Institución. Pagamos impuestos en la República de Colombia, lo cual incluye IVA, Impuesto de industria y comercio ICA, y Retención en la Fuente.

Palabras clave: новости, News, Noticias
Para regresar haga click en este link:


FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO COMUNITARIO
ACCIÓN 13


NIT.830.048.747-1, Registro Cámara de Comercio de Bogotá S0008542. Dirección: Carrera 27 A # 53 - 06 Oficina 403, Edificio Orbicentro No. 1, barrio Galerías, Localidad 13 de Teusaquillo. Teléfonos: 57 + 1+ 7495316 – 57+ 1 + 5405643, Código Postal: 111311 - Bogotá D.C., Colombia, Sur América.
E-Mail. accion13ong@gmail.com

Nos sorprendemos contigo, Nos alegramos contigo, Nos preocupamos contigo, Nos entristecemos contigo, Nos enojamos por las mismas cosas que tú, Protestamos, denunciamos, cantamos, reímos o somos curiosos igual que tú, ACCIÓN 13 Noticias…estamos ahí contigo Las noticias contadas desde otro punto de vista